RESEÑA #73: Cocinar con el corazón de Blanca Cotta y Graciela Skilton Cotta ~ Sofía

Hello! Hoy les traigo una recomendación distitna ¿Se trata de un recetario? A primera vista pareciera que si porque Blanca Cotta es una de las grandes cocineras argentinas (la verdad esto lo desconocia a la hora de comprar el libro, me lo tuvo que decir mi mamá), pero en esta oportunidad el libro lo ha publicado junto a su hija, Graciela, para traernos algo diferente.

f19054781de605347401f4408f4c8240

FICHA TÉCNICA

  • NOMBRE: Cocinar con el corazón
  • AUTOR: Blanca Cotta y Graciela Skilton Cotta
  • EDITORIAL: Ediciones B
  • FECHA DE PUBLICACIÓN: septiembre de 2014
  • PÁGINAS: 201
  • GÉNERO: Libro de recetas; cocina
  • ISBN: 978-987-627-484-5

SINOPSIS: Cocinar es, casi siempre, un acto de amor. El recetario familiar, ese que preparamos habitualmente, trae además de ingredientes e instrucciones para su preparación, un enorme caudal de recuerdos, historias y sensaciones que trascienden el tiempo. Aromas, texturas y sabores conocidos se entremezclan con escenas del pasado, momentos compartidos y emociones que perduran en el corazón. La cocina de los afectos recrea platos tradicionales heredados para poder compartirlos nuevamente, con las generaciones más jóvenes o simplemente con aquellos que alguna vez nos las prepararon brindándonos un momento de placer no solamente gastronómico sino también afectivo. Reunir a la familia, los amigos o quizás regodearse preparando algún plato especial para nosotros mismos es cocinar con el corazón, con los sentimientos y despertar los sentidos dormidos.
El propósito de este libro es incentivar en el lector la evocación de sus propios momentos, esos en los que compartió con alguien amado aunque sea, un trozo de pan recién horneado. Y recordar las manos que lo amasaron, el calor de quién se lo ofreció, la comunicación que se estableció entre ellos. Y, finalmente, volverse curiosos e investigar para recrear momentos similares, a partir de esos platos que fueron mucho más que alimento para el cuerpo, porque les llegaron directamente al corazón.
Blanca Cotta y Graciela Skilton, su hija, nos cuentan en este libro una historia de familia con sus sabores y rituales en torno a una mesa compartida.”

OPINIÓN PERSONAL: Gracias a mi mamá en casi tenemos un montón de recetarios, grandes, pequeños, de cosas dulces y saladas; y gracias a mi tenemos un montón de recortes de diarios y revistas con recetas. Esta es la primera demostración que tenemos que la pasión por la cocina viene de familia (aunque se salto brutalmente a mi hermana -apenas sabe hacer un huevo duro- #sorrynotsorry).

Lo que trae este librito es esto, el amor compartido por cocinar, no necesariamente de familia porque luego estan esos momentos cuando los amigos se juntan a hacer grandes comidas. Obviamente hay días -la gran mayoría- que cocinamos por obligación y nos olvidamos que todo sabe mejor cuando uno le pone un poco de onda.

La combinación de Blanca y Graciela es bastante interesante. Por una parte tenemos capítulos con recuerdos de la infacia de Graciela, la comida que le hacía su abuela “Tata” (que es una de las grandes protagonistas del libro por la cantidad de recuerdos y recetas que le dejo), su otra abuela “Granny” (que quizas era un poco más serie pero alimentada a toda una familia en tiempos de hambre) y luego tenemos obviamente a su madre Blanca. En cada capítulo, entre recuerdo y recuerdo, Graciela nos deja recetas de su madre, pero no son recetas cualquiera, siempre tienen que ver con el recuerdo que relato anteriormente Graciela.

Además al principio de cada capítulo nos dejan una frase para acompañar y complementar el tema de este. En serio, cada frase toda de algún modo la comida, la familia y los amigos, puntos centrales del libro y de nuestas vidas.

“Los momentos más felices de mi vida han sido los pocos que he pasado en el hogar, en el seno de mi familia.”

Thomas Jefferson

De las 201 páginas que tiene el libro hay que restarle varias a la lectura porque al final de cada capítulo hay un apartado de dos o tres hojas llamada ” Una receta para recordar”. Esta sección tiene la finalidad de que cada uno de nosostros escriba allí recetas que le traigan recuerdos, que les gusten. Por mi parte yo no lo use por dos razones: en primer lugar tengo la letra horribe y si lo escribo significaría arruinar para siempre el libro y en segundo lugar a mi parecer es un sacrilegio.

En un libro de recetas la NARRACIÓN no es elemental como en una novela , pero al estar conbinado con experiencias y recuerdos de Graciela debo tomarme un momento para “reseñarla”. Graciela se dedica en parte a escribir y eso ser nota. En cada recuerdo que nos comparte le agrega el toque “mágico” necesario para que lo sintamos más cercano y personal. Yo supongo que este libro lo escribio con paciencia porque se siente el esmero que le ha puesto a la selección de palabras.

No puedo contarles mucho más sin ser repetitiva así que les voy a dejar una de las recetas que más me gusto ( que espero -si me acuerdo- hacer en algún momento) porque de esto al fin y al cabo trata el libro, de comida y de compartir.

FIGAZZETAS

INGREDIENTES

  • Harina común 0000, 1 taza
  • Aceite, 1 cucharada (y cantidad necesaria para freir)
  • Sal, a gusto
  • Agua tibia, cantidad necesaria
  • Queso fresco (o de maquina), cantidad necesaria

PREPARACIÓN

  1. Ponga la harina en la mesa y hágale un hueco en el centro.
  2. Coloqué en el aceite y la sal.
  3. Agregue el agua tibia necesaria como para formar una masa tierna que trabajará sobre la mesa hasta que tome elasticidad.
  4. Tápela con un lienzo y déjela descansar media hora.
  5. Estire la masa por partes hasta dejarla delgadisima, como si tuviera pretensiones de strudel.
  6. Corte discos de dos tamaños: unos medio centimetro más chicos que los otros.
  7. Coloque en el centro de los discos más grandes unos trocitos del queso elegido.
  8. Pincele el borde de los dicos con agua y tape el queso con los discos más chicos. Presione bien.
  9. Levante el borde de masa axcedente del disco grande y dóblelo hacia dentro, sobre el borde del disco chico, persionando como si estubiera marcando un dobladillo.
  10. Caliente sufiente aceite en una sartén (casi hasta el punto de que humee) y ¡atención a este detalle!, ponga a freir las figazzetas sin encimar y con el dico más grande hacia abajo ¡no se le ocurra darlas vuelta!
  11. Mientras se doran de abajo, bañelas, de forma continua, con el aceite utilizando una cuchara.
  12. En cuanto las figazzetas se inflen y saquen panza, y los bordes de la masa se noten ligeramene dorados, escúrralas y sírvalas enseguida. Deben comerse antes de que la panza se le desinfle, pero ¡a no quemarse con el queso!

En resumen, si les gusta cocinar les prometó que en este librito hay un montón de buenas recetas, además de hermosos recuerdos que nos enseñan lo importante de la familia y amigos.

Sin nada más que decir, nos leemos la próxima. Bessos.

4 comentarios en “RESEÑA #73: Cocinar con el corazón de Blanca Cotta y Graciela Skilton Cotta ~ Sofía

  1. Pingback: MIS LECTURAS DEL MES DE JULIO ~ Sofía |

  2. Muy bacano el libro! Me recuerdas a uno que publicaron por aquí, pero que trata de recetas de amigas (literalmente, se llama así); y aunque es un recetario “puro y duro”, en la presentación la autora comparte de manera muy conmovedora sus reflexiones sobre la amistad (y en particular, la amistad entre mujeres) y sobre cómo las personas nos unimos alrededor de la cocina. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s